Si el chavismo quiere sobrevivir, Luis Cino

Los trágicos hechos de las últimas semanas  en Venezuela no resultan insólitos en un país tan extremadamente polarizado, con altísimos índices de violencia,  demasiados malandros armados, una economía en picada y un desgobierno cada vez más torpe y disparatado.
Para Nicolás Maduro, fiel discípulo de La Habana, es más fácil atribuirlo todo a un complot del imperialismo yanqui, Uribe, Panamá, la CNN y la ultraderecha, encarcelar a Leopoldo López, enjuiciar a María Corina Machado y acusar machaconamente a los estudiantes que protestan en las calles de golpistas y fascistas.
En realidad, la camarilla chavista, que  siempre  despidió cierto tufillo mussolinesco, ahora con la represión asesina de los colectivos bolivarianos, esa tropa de choque  con trapos rojos, apesta  a puro fascismo.
El hedor no logra disimularlo Maduro, siempre tan torpe, con sus llamados al diálogo y la paz, que de tan insinceros como suenan,  parecen cualquier otra cosa: un simulacro, una maniobra divisionista,  feria de hipócritas y charlatanes, subasta de ilusiones, competencia de plañideras y llantos de cocodrilos.
Y  el mundo se da cuenta, pero  los que no se hacen cómplices, cierran los ojos o miran hacia el otro lado. Abochorna la actitud de la mayoría de los gobiernos latinoamericanos y de esos clubes de nulidades que son la CELAC y la OEA.  Y también da pena la Unión Europea, demasiada asustada con los alardes belicistas rusos en Crimea, para reparar en dos decenas de venezolanos muertos.
No importa si participa o no en las guarimbas o en los colectivos chavistas: del modo que sea, una mitad de la población venezolana está enfrentada a la otra por dos modos irreconciliables de ver la sociedad.
Los chavistas tienen que asumir que una revolución no se hace solo con la mitad de un país. Es absurdo afirmar que todos los venezolanos que se oponen al chavismo, es decir, media Venezuela, son burgueses, oligarcas, fascistas y “pitiyanquis”.  Eso solo cabe en la cansona retórica de Nicolás Maduro, el cara de perro de Diosdado Cabello y el baboso de Elías Jaua.
El chavismo, si quiere sobrevivir, más que a la Guardia Nacional,  las tropas de asalto de las camisas rojas y los asesores cubanos que tan mal los asesora, necesita aprender a convivir con la oposición, con respeto, sin acorralarla, sin trampas, sin criminalizar las protestas, que es en definitiva, lo que ha provocado las guarimbas estudiantiles, que ni remotamente son un golpe de estado.  
 El chavismo tiene que resignarse a la idea de que alguna vez perderá el poder. En los próximos comicios o en un referéndum  revocatorio. Eso, si es que no tienen que convocar a elecciones anticipadas.
La sobrevida del chavismo dependerá de su no  aferramiento al gobierno, que no necesariamente significa el poder. Que le pregunten al sinvergüenza de Daniel Ortega, que es toda una autoridad en esa materia de trapacerías politiqueras.
¿Para qué desgastarse en cargar con el costo de desmontar las impracticables políticas sociales de Hugo Chávez, y encima de eso, seguirse manchando las manos de sangre?  A veces, es mejor saber perder.  
No dudo que el chavismo pueda subsistir sin Hugo Chávez.  Como el peronismo sin Perón. Como puede suceder con el castrismo luego de que muera Fidel Castro. Es proverbial la predisposición latinoamericana a  mezclar la política con la histeria, el fetichismo  y los fenómenos paranormales.
 El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) es una entidad artificial,  mal aglutinada, con una maquinaria poco engrasada.  El chavismo, carente de un cuerpo doctrinal, funcionaba puramente a base del carisma de Hugo Chávez. Pero ahora que Chávez no está, no basta con las visitas a la capilla mortuoria en el Cuartel de la Montaña, la verborrea populista ni las melodramáticas supercherías de Maduro.
Es muy posible que Maduro  –o Diosdado Cabello, si los militares fascistoides se deciden a dar un cuartelazo e instalarlo en Miraflores- endurezca más la mano y radicalice el proceso. Sería lo peor que pudiese hacer.  Ojala prime, antes que la mentalidad de rancho,  el sentido común. Pero eso no abunda  entre los panas de las camisas rojas.
Si Maduro aprieta la mano, Venezuela se vería entonces ante el dilema de la dictadura o la guerra civil. Eso, si ya casi no lo está.         
  luicino2012@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s