Polo Montañes, Luis Cino


En Cuba abundan los mitos más de lo aconsejable. En cambio, resultan muy inusuales los cuentos de hadas. Especialmente de uno con el Período Especial como telón de fondo. Eso fue exactamente la vida de Polo Montañés.
Un empresario musical extranjero  tocó a Polo con la varita mágica y lo trasladó de las lomas pinareñas a París. De los bueyes, el azadón y el carbón a la fama internacional.
A diferencia de los ancianos músicos del Buena Vista Social Club, unos veteranos que fueron rescatados del olvido y la pobreza por Ry Cooder, Polo Montañes no era veterano de otra cosa que no fuera el trabajo en el campo. El talento se le dio silvestre, otorgado por Dios, con olor a hierba y a tierra removida.
La familia, los amigos y los vecinos fueron los primeros en escucharle las canciones que años después serían éxitos.
Polo Montañés llegó en la más desacostumbrada de las apariencias. No era joven y esbelto, sino miope, pasado de peso y  aparentaba más edad que los cuarenta y tantos que tenía.
En un país machista, donde todos los hombres presumen de ligones, se atrevió a confesar en la más popular de sus canciones: “en el amor soy un idiota que he sufrido mil derrotas”. En el cancionero cubano, “Un millón de estrellas” es la apoteosis del antihéroe galante.
Las canciones de Polo Montañés con su poesía ingenua en vez de rebuscamientos y pretensiones filosóficas, fueron un soplo de frescura y sinceridad en la música cubana,  saturada de cantautores que posaban de profundos  y de salseros chabacanos.
Polo se ganó a  los cubanos con su sencillez. Nunca dejó de ser un guajiro de Las Terrazas que cantaba. No hubo que perdonarle agravios ni poses antipáticas. Se convirtió en un héroe popular sin que lo orientara el Partido Único. Once años después de su muerte, sigue aferrado a la memoria de los cubanos como la más tenaz de las enredaderas de nuestros campos.
Su carrera de éxitos duró poco más de dos años. La fatalidad lo acechó en la Autopista Nacional una fría noche de noviembre de 2002.   Su agonía duro hasta el 26.  En las afueras del hospital “Carlos J. Finlay”, de Marianao, decenas de personas oraron y encendieron velas a Santa Bárbara por la vida del cantante hasta que anunciaron su muerte. No fueron los únicos cubanos que oraron por Polo en aquellos días.  
La buena noticia para todos los que amamos su música es que en el cielo hay un sitio reservado para la gente buena que con su canto ayudaron a su pueblo a olvidar las penas en tiempos difíciles. Desde allá, Polo Montañés canta y brinda por nosotros con ron peleón.
luicino2012 gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s