La crisálida y los reproches, Luis Cino

Suelo últimamente escuchar demasiados reproches dirigidos contra la disidencia interna. Merecidos o totalmente injustos, llueven de  de todos lados y por cualquier motivo.  Por lo que hace y por lo que deja de hacer. Incluso por lo que suponen que debían hacer los opositores  mucha gente que no tiene la más puta idea de lo que habla. O que hablan cualquier cantidad de mierda por el placer de hablarla o para complacer determinados intereses. Vaya usted a saber. Tal vez simplemente dicen algo por no seguir callados, para tratar de quedar bien con sus conciencias. Si es que les queda, si hay algún modo de componer los ripios que quedan.

Particularmente me molestan algunos personajillos que han aparecido en ciertos medios intelectuales a los que les ha dado por posar de abiertos y contestatarios ahora que suponen sea inocuo hacerlo, y hasta de buen gusto, siempre que no se traspase ciertos límites. Critican a diestra y siniestra, hasta al gobierno, pero sobre todo a los disidentes.  Atribuyen y reprochan a los disidentes el apasionamiento y la pataleta. ¿Por qué tanto resentimiento?, se preguntan los que se desmerengaron por hambre o porque les pisaron los callos y les quitaron un día sus privilegios, los que simulaban fidelidad. Ellos nunca estuvieron en prisión o fueron despedidos de las escuelas y los trabajos  por discrepar de la línea oficial. O por problemas ideológicos, como entonces decían. Pero aun así se sienten con derecho a exigir que no tengamos resquemores y seamos comprensivos e indulgentes con los verdugos de ayer y de ahora mismo.

Ahora que ya no están agachados –al menos no tanto como antes-, y se atreven a decir ji y un poco más, los oportunistas recién salidos del capullo, quieren dictar pautas acerca de cómo hay que hacer para ganar espacios y la confianza de  las masas, para engatusarlas y presionar por los cambios. Esas masas de las que tanto hablan y de las que solo conocen el rumor, la bulla lejana, de segunda mano…

Pero lo que más me jode es cuando oigo decir a ciertos pendejos que no vale la pena oponerse al gobierno y correr los riesgos de la disidencia al uso, total, porque casi todos al final se van y los que se quedan,  están penetrados hasta la médula por la Seguridad del Estado. Son la misma mierda que el gobierno, dicen. Y que no quieren saber nada de política, porque la política los tiene hasta los mismísimos cojones…que no tienen.

Me jode mucho, pero al final comprendo que uno se inventa cualquier excusa  para justificar su inacción, su apatía y sus pendejadas de tantos años. Y dejar que otros hagan: los disidentes, las Damas de Blanco, los reformistas trapiñados que no acaban de dar la cara, el tiempo… A ver que pasa…Supongo no sea fácil reconocer francamente: “Caballeros, a mí no me hablen de disidencia, yo no hago nada porque tengo un miedo que me cago…”

Y así, la disidencia se va repoblando de caras nuevas, casi siempre más amables.  Y el aire se llena de labia fácil.  Están colonizando la disidencia, dicen algunos suspicaces, como hicieron los ingleses con las Malvinas y los yanquis con Texas. A tal punto es la colonización que pronto los disidentes de verdad se van a sentir desorientados y ajenos en medio de tantos documentos, eventos y conferencias. Y, sin entender bien la lengua que se habla,  no van a saber entonces donde están o por qué senda tomar.  Que es lo que en definitiva quiere la dictadura para poder hacer sus cambalaches e ir aterrizando suavecito, suavecito…
luicino2012@gmail.com

Anuncios

2 thoughts on “La crisálida y los reproches, Luis Cino

  1. No te pongas bravo, Luis Cino, pero que circo y que duro es de entender lo que sucede en la isla. Disidencia dices como si fuese un grupo compacto irreprochable, cuando en realidad esta la Yoani y sus iluminados de tanques pensantes en primera p^lana, y cada vez que se realiza algo es el videito, la foto, la busqueda de notoriedad y al invitacion para ir a cualquier embajada que orezca un buen festin opositor. De qué hablas, Luis Cino? Los intelectuales en el extranjero estan siendo invitados a la Habana, el cambio parece que ya se dio , tenemos a Mariela de presidenta y a Yoani de secretaria, de qué principios, deseos libertarios, de qué hablas? qué las dudas ayudan a la dictadura? pero si ya no son dudas, son certezas, eso se jodio, la nueva rama de oportunistas patrioticos ocupa la plaza del futuro de Cuba. El pueblo, el moralista, el entregado, el de la causa que no entro en el bizne patriotico seguira con su jabita hablando mierda en la esquina y viendo pasar a las personalidades de la star disidencia a la shoping. No hay mas na, eso si, tu deseo, tu voluntad de que sea diferente, pero desde aqui afuera, y tras una breve pero intensa visita a los de adentro, te digo, Luis Cino, el buen guerrero reconoce cuando ha perdido y esta guerra ya se perdio. Ni tu , ni yo ya tenemos plaza en la sociedad demagoga y ora vez mentirosa entre disidencia, gedosianos y tanques pensantes que se ha puesto en marcha. Lo siento por ti, como por mi, pero si no escuchas a las urracas graznar es porque te ha dado la vejez por sonar con aquello de libertad y que se yo que discursillo honesto que ya no cabe entre tantos piratas, estrellas mediaticas, y buscadores de jabitas y dolores en las embajadas. Es a esos que deseas se apoye? al carajo, el barco dejo de tener agua y sumergido pita pero a los tiburones, para que no se queden fuera del botin Es lo que hay, nada mas. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s