Pesadillas revisitadas, Luis Cino

Últimamente,Leonardo Padura no deja de asombrarme. Sospecho que para poder seguir con sus goles, busca chaquetas de una talla que complazca a los comisarios culturales de estos tiempos de simulacro. Y me pregunto si es el mismo tipo que vive en Mantilla y que escribió las novelas del teniente Mario Conde y sobre todo, El hombre que amaba los perros.

Reproduzco un fragmento de sus  palabras de agradecimiento por el Prix Cabet, el pasado 14 de febrero: “El hombre que amaba a los perros” es una novela triste, desencantada, una historia de horrores y errores, como ya dije. Pero es también, y así espero sea siempre recibida, la historia de una esperanza, de un sueño colectivo que se frustró, como tantas otras utopías a lo largo de la historia. Pero fue una esperanza al fin y al cabo. Fue el sueño de construir un mundo más justo, donde los hombres pudieran vivir con libertad, igualdad, fraternidad, en una sociedad donde imperara el máximo de libertad en el máximo de democracia. Y si otra vez perdimos ese sueño, todavía nos queda, no ya el derecho, sino la obligación de volver a soñarlo, pero desde la experiencia del fracaso.”

De veras que no concibo a Padura en el intento de retomar la pesadilla. No le sospechaba  tales tendencias masoquistas y tanto afán por la auto-mortificación y el flagelo del cilicio rojo.

Muchas veces he tratado de retomar un sueño placentero en el momento que desperté, para otra vez dormido, conseguir zamparme un apetitoso trozo de quesos con huequitos y cáscara roja -¡vaya casualidad de color!- en el momento que más apretaban las punzadas del hambre en la boca del estómago, zambullirme en las aguas de una playa paradisíaca en una noche de mosquitos y ventilador roto, o meterle mano a Jennifer López con su pleno y entusiasta consentimiento.

Lo que nunca me ha pasado por la mente es retomar una pesadilla en el mismo punto en que quedó. Por ejemplo, luego de pasado el susto, no he tratado de volverme a dormir para ver llegar a mi puerta a una turba de esbirros lombrosianos y vociferantes, o volver a recibir una paliza de aquellos enfermeros con cara de carceleros que estaban convencidos de que yo no estaba tan loco como para merecer la baja del servicio militar.

Padura teme, si deja de soñar utopías, perder lo mejor de la condición humana. Libertario, casi lo entiendo. Sé que, en definitiva, la izquierda parece haber ganado, si no otra, al menos la guerra de los símbolos. El discurso zurdo, en dosis razonables, aun es chic y de buen gusto. Y en muchos temas, con tanta insensatez global, hasta necesario. Pero no hay que exagerar. Otro mundo mejor es posible. OK. Sólo que con dictaduras a cuestas, por muy remendadas que estén, no hay posibilidad alguna de mejorarlo (Indignados, no temáis: tampoco dictaduras financieras).

Prefiero soñar con la salida de la prisión  que prometer que volveré a soñar con las rejas. La única certeza que me deja el fracaso es la de no volverlo a repetir. Nunca más. Como el cuervo de Poe.

¡Ay, las utopías!  Ya no sabemos si agradecer o maldecir a Tomás Moro. Puestos a elegir, si soñadores al fin, no podemos renunciar a la utopía, antes que volver a probar con los gulags y sus  variantes, me inclino decididamente por el Zentrum für Experimentelle Gessellschaftsgestaltung (ZEG), un campamento del amor libre, que casualmente está situado en una antigua unidad de la Stassi, o sea, una versión alemana de Villa Marista, donde han decidido templar y gozar hasta que se acabe el mundo…porque el advenimiento del mejor posible, digan lo que digan en Le Monde Diplomatique, no se ve ni en los centros espirituales.

No sé Padura,  pero yo, para nada masoquista, curado del vicio de creer en promesas de sicópatas disfrazados de revolucionarios profesionales, no tengo obligación alguna de revisitar  pesadillas. ¡Y al carajo si nunca logró meter un gol!

luicino2004@yahoo.com

circulocinico@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s